lunes, 14 de mayo de 2018

“VENCERÉIS PERO NO CONVENCERÉIS”


Rafael Gallegos    Blog núm. 349

-      Venceréis porque tenéis la fuerza bruta;  pero no convenceréis porque no sabéis el significado de persuadir, necesitáis lo que falta en esta lucha: razón y derecho.

Así le expresó Don Miguel de Unamuno al generalote Millán Astray en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, cuando las fuerzas franquistas tomaron esa prestigiosa casa de estudios. Entonces el generalote respondió con la frase que lo ha llevado al libro de oro del fascismo: muera la inteligencia.

-      Viva la muerte- lo respaldaron las turbas que colmaban el Paraninfo.

-      Decir viva la muerte es como decir muera la vida- fue la respuesta del lúcido Unamuno.

La historia se repite. En Venezuela nos acercamos a las “elecciones” del 20 de mayo. Seguramente ganará el presidente Maduro. Vencerá; pero… ¿convencerá? ¿A quién?

Va a “ganar” con el 80 % de la población en su contra, con millones de venezolanos expatriados, con pavorosas cifras de hiperinflación, con decrecimiento del 15% del PIB,  con el sueldo mínimo más bajo de América, aunque usted no lo crea, 90% por debajo del nivel de pobreza crítica expresado por la ONU… hambre… ¿A quién convencerá? ¿A tanto estómago vacío?

Con el árbitro rojo, con emblemáticos líderes inhabilitados o presos, con principales partidos excluidos de los procesos electorales. Más de 80 países democráticos han dicho que no reconocerán las “elecciones”. ¿Qué diría Unamuno?

Por cierto, al mejor estilo tan repetido en la Venezuela “revolucionaria”, Unamuno fue expulsado del cargo de Concejal y de la rectoría de la Universidad de Salamanca.

El militarote Millán Astray demostró el poder de la fuerza bruta. El mismo poder que por años exhibieron la internacional de los sables: Chapita, Odría, Perón, Pinochet, Pérez Jiménez, Gómez… hoy edulcorada por el populismo latinoamericano que hace oscuras elecciones y trata de permanecer en el poder para toda la vida: Daniel Ortega, maestro en elecciones donde corre sólo luego de inhabilitar líderes y partidos, ¿les suena?  Evo y su inútil esfuerzo por eternizarse. El jefe Raúl Castro, quien luego de décadas de “elecciones” monopartidistas, planea abandonar el poder… cuando cumpla 90 años.

Ahora padecemos la “internacional de la democracia simulada”. Historias que se repiten, como la de…

… LOS BANQUEROS PRESOS 

Cuando Cipriano Castro llegó al poder, los banqueros encabezados por Manuel Antonio Matos, tal vez el hombre más rico de Venezuela, le prestaron dinero. Cuando se le acabó, el presidente Castro les pidió renovar el préstamo. Los banqueros se negaron y el Cabito los mandó a la cárcel. “Para que recuerden algún entierro”- les echó ese chiste malo aludiendo a los entierros de morocotas. Luego los humilló haciéndolos desfilar, encadenados, ante la turba que los llenó de “mentadas” de madre, de insultos y hasta de orines. Después Castro en su magnanimidad, los liberó y les hizo una fiesta de desagravio.

Brindaron por los nuevos tiempos. Por la amistad de los banqueros y la revolución restauradora. Con los palitos de aguardiente subidos a la cabeza hasta se ofrecieron hacerse compadres. Pero nada se olvida menos que una humillación. Al poco tiempo Manuel Antonio Matos, apoyado por el capital norteamericano, encabezó la Revolución Libertadora, que tuvo inmenso apoyo del pueblo y al final  fue derrotada.

Castro, en su infinita arrogancia, rompió relaciones con Colombia y con Estados Unidos. Se creía el dueño del poder. Jamás esperó que su compadre Juan Vicente Gómez se aprovechara de su supurante riñón operado en Alemania, para desalojarlo del poder, con el apoyo de los banqueros venezolanos…y de los Estados Unidos.

El gobierno actual apresó bancarios – no se ha atrevido con los banqueros- y ha agriado relaciones diplomáticas con muchos países. Con el cabello rapado, uniformados, humillados… nada nuevo bajo el sol de las autocracias. Los políticos  que no conocen la historia tienden a repetir lo negativo  y a evadir acciones que agregan valor a los pueblos, como el…

… PACTO DE PUNTO FIJO

Acordado entre los jefes políticos Betancourt, Caldera y Villalba, próceres de la Democracia venezolana.  Dio gobernabilidad a la naciente democracia y fortaleza para enfrentar exitosamente  las intentonas golpistas y las guerrillas.

Hoy un Pacto Unitario es más necesario que nunca. Los venezolanos padecemos la desunión. Si la oposición estuviera unida ganaría el 20 de mayo votando… y no votando. Es imperativo implantar la Democracia.

Mientras tanto, Maduro ofrece que ahora sí va a arreglar lo que el mismo echó a perder.  Como si durante estos años nos hubiera estado “echando broma”. Mientras no enfrente las causas, que no le interesa, Venezuela seguirá por este despeñadero.
Ahora y que luego del triunfo electoral promoverá la “economía de calle”… Dios nos ampare.

Venceréis; pero no os legitimaréis.   

lunes, 7 de mayo de 2018


Rafael Gallegos    Blog núm. 348

¿TRANSICIÓN O CONTINUISMO?

Venezuela está en la “Y” del camino. Democracia o  Comunismo.

El chavismo frenó a Venezuela, que siguió rodando por la inercia de la República Civil. Pero ya llegamos a velocidad cero. De allí este marasmo. Nada funciona. Paralizadas o “en vías de”: Pdvsa, las empresas de Guayana, el agro, las industrias, los hospitales, los autobuses, los comercios. Apagones, sequía, buscadores de basura, teléfonos averiados… ¿Habrán dejado algo?

Solo crece la nostalgia de cuando teníamos a mano a nuestros hijos, de cuando los ingresos alcanzaban para comer completo, de cuando no era obligatorio encerrarse cuando anochece…

Todo está destruido. Y para las “elecciones”, el gran destructor de la comarca nos dice que en su próximo gobierno arreglará el desastre que él mismo provocó. Casi como que oyéramos: Nooo chico te estaba echando broma… ahora sí voy en serio.   

Lo único cierto es que el fracaso -del país, porque el gobierno cumple su estrategia de destrucción- es monumental. Somos una ruina sin gloria. Estamos muy lejos de cumplir nuestros objetivos y se requieren cambios radicales. Es la hora de la Transición  hacia la Democracia. Lo otro  es la continuidad de este desastre.

Venezuela está entre la transición y el continuismo. Y no es la primera vez. Veamos: 

TRANSICIÓN DE LÓPEZ CONTRERAS

En 1935 a la muerte de Juan Vicente Gómez, su lugarteniente general Eleazar López Contreras asumió el mando. Se temía que el terrible general Eustoquio Gómez, primo del difunto, se empeñara en tomar el poder.

Eustoquio tenía un prontuario poco visto en este país de prontuarios. En 1907 asesinó, borracho, al Gobernador de Caracas Mata Illas en un bar, disparándole desde debajo de la mesa. Fue preso a  La Rotunda. Luego Juan Vicente Gómez hizo una tramoya y liberó a su primo bajo el seudónimo de Evaristo Prato. Lo nombró – habrase visto- jefe del Cuartel San Carlos en Zulia.

Con el tiempo Eustoquio fue un siniestro Gobernador de Lara y de Táchira. Lo  asesinaron cuatro días después de la muerte de su primo. Dicen que trataba de tomar la gobernación de Caracas para luego hacerse con el poder. Aunque sus familiares dijeron que sólo iba a saludar al gobernador…

Indudablemente Eustoquio representaba la continuidad de la dictadura. Y López Contreras, muy inteligente, representó la transición. Se salvó Venezuela.

EL CONTINUISMO DE PÉREZ JIMÉNEZ

En 1950 una Junta Militar encabezada por el general Delgado Chalbaud gobernaba Venezuela. Hacía dos años que habían tumbado al escritor Rómulo Gallegos y debían legitimarse. Delgado Chalbaud quería llamar a elecciones. Pérez Jiménez se oponía por aquella vieja alergia de los déspotas a las decisiones del pueblo.

La historia es conocida. El presidente Delgado fue secuestrado y asesinado. El jefe de la banda se escondió en la Embajada de Nicaragua. Cuando la abandonó lo cosieron a tiros. Sabía demasiado… Jamás se determinó quien fue el asesino. A nadie en el gobierno le interesaba. Aunque el primer sospechoso fue Pérez Jiménez.

Y no hubo transición, sino continuidad de la dictadura. Pérez Jiménez le colocó tenues caretas de democracia a su autoritarismo. En 1952 convocó a una Asamblea Constituyente. Participaron tres partidos: FEI, URD y Copei. El ilegalizado AD le ordenó a su militancia no votar. Pero esta no hizo caso y acudió en masa. El gobierno terminó contando los votos en los cuarteles. Y allí milagrosamente se voltearon los resultados. El ganador oficial fue el FEI, del gobierno. Villaba ganador sentimental y por votos, fue “invitado” a abandonar el país. Varios miembros del árbitro electoral, renunciaron  ante el gigantesco fraude.  Perdió la transición, ganó la continuidad de la Dictadura. El militar Pérez Jiménez fue dictador por cinco años más.

LA TRANSICIÓN DE LARRAZÁBAL

En 1958, militares encabezados por el Vicealmirante Wolfang Larrazábal derrocaron Pérez Jiménez. Pero la transición estuvo en veremos. Seis meses después el general Castro León trató fallidamente de derrocar a Larrazábal.

Éste contaba que los mismos que lo habían acompañado a derrocar a Pérez Jiménez le calentaban la oreja para que diera un golpe. Larrazábal les dijo: ustedes que me convocaron para acabar una dictadura ahora quieren que yo me convierta en golpista, ¿cómo es eso? 

Luego, cuando fue candidato presidencial, sin que lo obligara ninguna Ley, el vicealmirante  renunció al gobierno para evitar comentarios de ventajismo. Igualito a los “revolucionarios” que padecemos. Larrazábal, quién lo duda, fue el portaestandarte de la transición hacia la democracia. 

La historia se repite. Hoy, en 2018 estamos en otro dilema: Democracia o Comunismo.
Pueblo en “Y” solicita  lópeces y larrazábales  para la transición hacia la democracia. Abstenerse los déspotas tipo Eustoquio, Castro León o Pérez Jiménez.


domingo, 29 de abril de 2018

LA POST GUERRA ECONÓMICA


 Rafael Gallegos    Blog núm. 347

La guerra económica arrasó a Venezuela. Es irrelevante si fue real como afirma el gobierno, o una simple excusa para justificar este desastre como creemos la mayoría de los venezolanos. Transformó al país en una ruina sin gloria. Los guerreros, un tal general Sadim (Midas al revés) en combo con un general Hambre que acabó con la comida, un general Represión que mantiene centenares de presos políticos, un general Energía  que acabó con la industria petrolera y la de electricidad y un general Elecciones que idem con los procesos electorales transparentes. Estamos en post guerra, palpe la ruina: los buscadores de basura, los supermercados sin comida, los precios estratosféricos, los hospitales enfermos, las familias rotas. 

¿Qué patrón histórico nos podrá servir de referencia? ¿Acaso Atila porque por donde pisó el caballo de la  “revolución” no volvió a crecer la yerba? ¿O Boves, que le dio poder al pueblo para destrozarse? ¿O el mismo Boves del que huía desesperada la Caracas de la Emigración a Oriente, tal como la diáspora actual huye por el mundo buscando una vida digna que les niega esta “revolución”? La verdad es que son más bovesianos que bolivarianos. Deberían reflexionar sobre tamaño deslave nacional y entender como aquel general Pirro que ganó la guerra; pero a un costo tan gigantesco que no valió la pena. “Otra revolución como esta y nos quedamos sin país”, sería una conclusión forzada.

Las  Rutas de la Guerra Económica

El destroce venezolano no es casual. Puro causa – efecto. La ruta del deslave  de esta “revolución” comenzó con sus insultos a la inteligencia, a los demócratas, a los empresarios y sus tristemente célebres “exprópiese”. Luego inventaron la guerra económica para tapar su Misión Destrucción Estratégica. La ruta de la Cuba comunista, acabar con el país para permanecer en el poder toda la vida. Esa fue su verdadera guerra, el gobierno contra la dinámica del país. He aquí algunos de sus resultados.

Petróleo… acabaron con Pdvsa. “Yo provoqué el paro” dijo el comandante eterno luego de botar más de 20.000 técnicos en el deslave empresarial más gigantesco de que se tiene noticias en tiempos de paz. Y hoy importamos gasolina, las refinerías desmanteladas,  la producción petrolera en picada. Y por cierto, los apagones son producto de políticas de destrucción en la industria eléctrica.

Industria y Agro… a punta de expropiaciones e invasiones acabaron con el 70% del parque industrial y hoy sembramos al 30 % del potencial. La otrora portentosa Guayana es apenas un parque temático.

Instituciones… Muy simple: ¿Recuerdan cuando a los diputados les hacían caso y les pagaban e sueldo? ¿O cuando había independencia de poderes?

Elecciones… eligieron una Asamblea Constituyente con sus condiciones y sus candidatos. Convirtieron al árbitro en un jugador con franela roja. Inhabilitaron  emblemáticos líderes e importantes partidos. Y hoy convocan a “sus” elecciones. Una pregunta, ¿aceptarían los “revolucionarios” ir a elecciones con un CNE integrado por miembros de la MUD, con el PSUV inhabilitado al igual que sus más emblemáticos líderes? Y de paso son los primeros en ir a felicitar a Miguelito, el delfín del totalitarismo cubano y asistente del jefe grande.

Claro que ha habido guerra; pero no económica, sino integral. Ganó la “revolución” (por ahora) y perdió el pueblo. Decimos post guerra porque ya no queda nada para arrasar. Gobierno “revolucionario” solicita nueva excusa para seguir destrozando un país.

KIM Y MOON

Sorprendente el apretón de manos entre los líderes de las dos Coreas. Luego de una espantosa guerra y de décadas de familias separadas, muertes, torturas, espionaje, alianza con potencias para destruir al hermano,  y de contemplarse como enemigos. Se dieron la mano, sembraron un pino de sesenta y cinco años que regaron con agua de dos ríos. Al final se emocionaron y se abrazaron. El poder de la sangre familiar pudo más que la sangre derramada.

Y Venezuela, ¿cuantos años tendrán que pasar? ¿Cuántas guerras? ¿Cuántos muertos? ¿Cuánta sangre derramada?

El gobierno debe comprender que nadie los quiere. Que el país sufre con esta hiperinflación. Que estadísticamente quien no se va del país, pasa hambre. Que para mantenerse en el poder sólo les queda la trampa, la represión y mentiras como guerra económica, inflación inducida, desabastecimiento programado, derecha apátrida y tanta sandez que no aguanta un  debate medianamente serio.

Ojala estemos en post guerra y no en pre guerra de otro tipo. Esta revolución no es viable. Maduro va a ganar el 20 de mayo; pero su gobierno cojeará de la pata de la legitimidad. La careta democrática es muy burda para ser creíble. Y seguirá la  mengua nacional con el hambre más viva que nunca. Es hora de iniciar la transición. La post “revolución”.

Antes de que seamos un ex país.

lunes, 23 de abril de 2018

POR EL CAMINO DE CUBA ROJA


Rafael Gallegos    Blog núm. 346

-               --- Felicitaciones Miguelito – le expresó Nicolás Maduro a su nuevo colega Miguel Díaz-Canel por su “elección” como Presidente de Cuba - antes de  acudir a visitarlo personalmente. 

“Miguelito”, me quedé pensando mientras leía en el chat un alerta porque habían esparcido miguelitos en el puente de caraqueño de Santa Fe, y dañaron unos cuantos cauchos. Tal vez los miguelitos no hagan tanto daño en Cuba, total, con ese paupérrimo parque automotor luego de sesenta años de comunismo, allí no hay mucho caucho que espichar; pero en Venezuela todavía quedan unos cuantos en nuestros carros que cada vez más viejos en su ruta Cuba Roja de convertirse en antiguos y sin repuestos.

Tal vez he debido titular “Por el camino de Castro”, parafrasearía mejor la obra inmortal de Marcel Proust y además decir Cuba y decir Castro es lo mismo… por ahora.

Sobre todo luego de oír a Díaz-Canel participándole a los sufridos cubanos que seguirá el régimen de partido único y que no se desviarán de la gloriosa ruta del socialismo. ¿Un lineamiento  para Venezuela? Porque si bien aquí todavía no hay partido único, Primero Justicia, Voluntad Popular, Puente y otros tantos quedaron fuera de las “elecciones” (así entre comillas). Y en cuanto a los líderes, por ahora están inhabilitados Capriles, Ledezma y Leopoldo. Cualquiera de ellos le hubiera dado una paliza al mejor candidato de la “revolución”. “Espéranos Miguelito que ya vamos para allá… partido y líder único”- estarán diciéndole nuestros soberanísimos “revolucionarios”.

Porque la “revolución” venezolana coge línea con la ruta del estado comunal (léase comunismo) y con las “elecciones”. Además avanza a paso de vencedores con la galopante desnutrición infantil, el hambre generalizada, la forzada y masiva exportación de cerebros. Los gobernantes rojos sin ninguna vergüenza parafrasean a la extinta Pan American cuando le dicen al pueblo: hágase comunista ahora y coma después… si acaso.

“Demócratas” del mundo se unieron a Maduro en la felicitación a Díaz-Canel. Como el aspirante a la eternidad Evo Morales. El execrado de la reelección infinita Rafael Correa. Ji, el amo vitalicio de China. Igual hizo Putin en su deseo de revivir a Cuba como satélite cubano. Poco les importó la dictatorial condición monopartidista de la isla.

PERO… ¿QUIÉN MANDA A QUIÉN?

Impresionante el discurso del jefe Raúl Castro cuando palabras más palabras menos expresó que si Miguelito se portaba bien, le entregaría le secretaría del Partido Comunista cuando cumpla… 90 años. Si se porta bien.

No nos engañemos, quien manda en Cuba no es, ni de lejísimos Miguel Díaz- Canel. En la Cuba de hoy aplica la anécdota gomecista de cuando Juan Bautista Pérez era el pomposo Presidente de la República y el dictador Juan Vicente Gómez, que vivía en Maracay, el humilde jefe del Ejército. El pueblo decía: el presidente vive en Caracas; pero el que manda está en Maracay.

El jefe de Cuba sigue siendo Raúl. El nombramiento de Díaz- Canel retorna a la revolución cubana a sus primeros días, cuando el Presidente era Urrutia y el jefe Fidel. O cuando el presidente era Dorticós y el jefe Fidel. Nada nuevo. Así fue hasta 1976 cuando Fidel Castro asumió la presidencia. Hoy Raúl la cede, pero sigue de jefe del partido hasta que llegue a sus floridos 90 años.

Es decir, quitémonos el velo, en Cuba no hay transición, apenas un reacomodo. Razón tenía el gran Rómulo Betancourt cuando le dijo a Urrutia que no lo reconocía como Jefe de Estado porque el jefe era Fidel Castro.

Pero como los desenlaces de la política son sorpresivos, habrá que seguir la trama del reacomodo cubano, no vaya a ser que a Miguelito se le ocurra ejercer la muy ocurrida ley de la patada histórica.

La misma patada que le dio José Tadeo Monagas a Páez, Linares Alcántara a Guzmán Blanco, Gómez  a Castro y paremos de contar. Y la misma que le dio Gorbachov, joven, tecnócrata y heredero al comunismo soviético que al igual que el cubano de hoy, languidecía.

Lo trascendente de esta casi improbable patada sería la cantidad de miguelitos que saltarían  a los cauchos de  Evo, Ortega, Maduro y otros adláteres de la Cuba roja.

Pero no se equivoquen, el jefe sigue siendo Raúl, ya que sigue al mando del Partido Comunista.  Es decir – una ayudadita para nuestros gobernantes-  no reciban órdenes de Miguelito y cuando lo hagan, cerciórense que estas estén avaladas por Raúl. No vayan a quedar mal con el jefe.

¿Quién lo duda? Venezuela sigue el camino de la Cuba Roja. En economía, represión, democracia, hambre, diáspora. ¿Igualito? Seguramente habrá alguna diferencia de colorido, nosotros, en un alarde de autonomía, somos dojo dojitos.

¿Y qué opinará de Miguelito el sufrido pueblo cubano?

lunes, 16 de abril de 2018

VENEZUELA: VITRINA DE LA CUMBRE


Rafael Gallegos    Blog núm. 345

El deslave de Venezuela es de talla internacional. Supero las fronteras y amenaza la tranquilidad de otros países. Lo más asombroso es que los mismos que provocaron este gigantesco entuerto pretenden erigirse en salvadores de la patria. Para ello han inventado unas “elecciones” con líderes y partidos de oposición  inhabilitados, árbitro rojo, gigantesco ventajismo y para remate basados en un acuerdo electoral que solo firmó el gobierno. Pero nadie les cree. La revolución está desnuda.

No les cree el mundo democrático, que amenaza con desconocer los resultados de las “elecciones”. A la vista de ellos está el hambre, reflejada en el bajón de consumo de alimentos de treinta y ocho  kilos al mes hasta doce, el de carne de diez y siete hasta cinco kilos en cinco años, el bajón continuo de la ganadería hasta menos de diez millones de cabezas, el 30 % de nivel de siembra. De ser el país con más potencial en el continente, nos hemos convertido en el país más flaco de América.

El mundo democrático se horroriza, y  eso que ellos no palpan en carne propia la nevera vacía de los venezolanos, el continuo estrés por no poder dar de comer a los hijos, la deserción del 30 o 40 % de estudiantes abandonando las aulas por no disponer de recursos económicos. La desesperación de los trasplantados y pacientes crónicos sin medicinas, o de la inmensa mayoría de los enfermos que no pueden pagar las clínicas ni curarse en los hospitales.

Por eso la Cumbre de Las Américas se centró en Venezuela. En condenar su sistema electoral, en solicitar la aceptación de ayuda humanitaria.

El gobierno de Venezuela quedó aislado en la Cumbre. Solo fue defendida por Bolivia, Nicaragua y la “democracia” cubana, la misma que hace ejemplares elecciones con un solo partido y siempre gana con el 99 % de los votos.

Por fin Hispanoamérica va entendiendo que el autoritarismo y el hambre son peligrosas epidemias. Que hoy por ti y mañana por mí. Que el hambre en Venezuela genera desplazados que desestabilizan a los países vecinos. Que los malos ejemplos de totalitarismo y otros sinónimos pueden cundir en sus sociedades.

Ya quedaron atrás aquellos años de la Internacional de las Espadas, cuando Pérez Jiménez de Venezuela, Odría de Perú, Rojas Pinilla de Colombia, Trujillo de República Dominicana, Somoza de Nicaragua, Castillo Armas de Guatemala y otros pintorescos sátrapas que reprimían a sus pueblos para “explotarlos mejor”, actuaban como un sindicato de la autocracia. Hombres muy valiosos como Betancourt de Venezuela, Figueres de Costa Rica, Haya de La Torre de Perú, entre otros, lograron a punta de estrategia, valentías, exilios y torturas,  implantar la democracia.

En Venezuela Betancourt, Caldera, Villalba, otros líderes democráticos y militares patriotas enfrentaron con éxito la invasión que intentó el dictador cubano Fidel Castro, auspiciado por sus jefes del comunismo soviético. Expulsaron a la cuba comunista de la OEA. Castro no se dio por vencido hasta encontrar a un Chávez admirador y obediente.  Gracias Dios mío-  y que rezó Fidel ante el hallazgo de su mina. No creo en ti; pero gracias y si consigues otro igualito me lo mandas.

Chávez logró lo que el destino le impidió a Allende, la vía electoral para el comunismo. Y creó la Internacional de los Populistas Latinoamericanos. En su momento Argentina, Uruguay, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y otros países. En uno de los capítulos más vergonzosos de Latinoamérica, aplaudieron al unísono la presencia de Fidel Castro en una de esas cumbres. Y para más inri, le rogaron que se incorporara a la OEA. Y éste remató el show diciendo que no aceptaba participar en ese organismo tan lacayo.

Los países hispanoamericanos han volteado la página. Si hubiere alguna Internacional, sería la de la Democracia. Han condenado el deslave venezolano, han condenado el transitar de  Venezuela de la cima a la sima.

Venezuela, a pesar de tanta guapetonería luce acorralada. El mundo democrático sabe que el cacareado hombre nuevo socialista apenas será, en medio de tanta hambre, si acaso un zombi nuevo; que el Ave Fénix de que se jactaban como modelo para la “resurrección de Venezuela”, ha sido reemplazado por un Virus Fénix,  porque lo único que ha resucitado son los virus del paludismo, el cólera, la tuberculosis y otras endemias que yacían  varios metros bajo tierra. Ah! y un deslenguado me dijo que el gobierno pelea tanto contra el injerencismo, las medidas económicas y las declaraciones de otros países, que sería apropiado nombraran a Rocky Balboa de Canciller.

Demasiado fracaso para pretender ser reelecto. Sería un acto de masoquismo leninismo, o mejor… de ventajismo Leninismo.

A este ritmo electoral, claro que ganarán; pero no convencerán y menos… se legitimarán.

lunes, 9 de abril de 2018

CUENTOS DE MOMIAS Y OTROS MACABRISMOS


Rafael Gallegos    Blog núm. 344


Durante el primer gobierno de Caldera al mudar de sitio la urna de José Antonio Páez en el Panteón Nacional, esta se abrió  y para sorpresa de los presentes, su cadáver estaba casi íntegro y las charreteras completas. ¿Milagro? Nada de eso, el prócer había sido momificado a su muerte en 1873.

Ya en 1845  el famoso Dr. Knoch, inventor de un líquido embalsamador que se inyectaba, momificó al  pensador liberal Tomás Lander. Lo colocaron sentado, como si estuviera escribiendo, en el escritorio de su casa ubicada en la esquina de La Pedrera. Así estuvo treinta y nueve años, hasta que Guzmán Blanco ordenó a sus familiares que lo inhumaran. Las malas lenguas de los caraqueños regaron – y el pueblo se reía y lo creía -  que Guzmán (masón) tenía miedo de que Lander (masón) reviviera y le quitara el poder, y que por ello se empeñó en enterrarlo. 

El Dr. Knoch vivía en El Ávila. Su casa, hoy conocida como “el castillo del Dr. Knoch” es visitada por excursionistas. En ella estaban momificados varios parientes, hasta un perro y un campesino en la puerta. Él dejó todo listo para que le inyectaran el líquido momificador a su muerte. Los cadáveres se los robaron y la fórmula del líquido, se la llevó a la tumba.  

Cuando Francisco Linares Alcántara murió, fue momificado por el mismo Dr. Knoch. Las malas lenguas de los caraqueños - otra vez- decían que lo habían envenenado con un dulce de lechosa. Y había razones, ya que Guzmán Blanco lo había dejado de Presidente Constitucional por dos años mientras se iba a vacacionar a París, y Linares muy desagradecido había aplicado la no escrita ley de la patada histórica, desmitificándolo y tumbándole las estatuas que el “Ilustre Americano” se había mandado a hacer nada menos que con el mismo escultor de la estatua del Libertador en la Plaza Bolívar. Estatuas moteadas por las lenguas caraqueñas “el saludante” (porque saludaba) ubicada entre el Congreso y la entonces universidad, y “el manganzón” (porque era grandotota) colocada en la entrada de El Calvario. Durante el entierro de Linares, sonaron tiros y toda la comitiva salió corriendo. La urna del Presidente de la República quedó  tirada en el medio de la calle. Y eso sucedió al pasar frente al sitio que donde había estado el “manganzón”. ¿Venganza?... cosas veredes.

Otro momificado fue Joaquín Crespo. Asesinado – algunos deslenguados dicen que por sus mismísimos partidarios- en La Mata Carmelera, estado Cojedes. Cabalgaba con su pomposo uniforme con capa y todo, en su caballo blanco Grajea… y se convirtió en un blanco fácil. Lo momificaron; pero mal. Cuando lo trasladaban a Caracas empezó a despachar fetidez. Luego lo “prepararon” hasta donde se pudo y fue enterrado en el Cementerio General del Sur. Su tumba se convirtió en sede de brujerías con gallinas desplumadas y otras cosas. Su padre había sido el famoso curandero del llano Ño Leandro Crespo y por cierto Joaquín Crespo como que también le metía a esos menesteres ya que nombró administrador de varios institutos de importancia a Telmo Romero, famoso brujo que influía de manera determinante en su esposa Misia Jacinta. Saqueadas las momias de Crespo y su esposa fueron encontradas en su puesto, una al lado de la otra; pero desnudos con apenas un par de  trapos cubriendo sus partes íntimas.  

Corrían los años veinte, cuando en la lejana Europa, una bruja le dijo a Román Delgado Chalbaud que iba a ser Presidente de la República. Pero nada, apenas desembarcó en la expedición del Falke, lo mataron. Curiosamente no se dice que hubo algún acierto en la bruja porque si bien Román no llegó a Miraflores, su hijo Carlos Delgado Chalbaud sí fue Presidente. O sea, la bruja casi adivina. Lo que no pudo ver ni de lejos, fue que sería un presidente asesinado. 

A Gómez también lo embalsamaron. Mal y la cara le quedó muy hinchada. Su biógrafo Francisco Carreño Delgado, quien presenció sus últimos momentos  y asistió a su entierro, narra que luego de las exequias se quedó conversando con su amigo Gabriel Bracho, guardián del Cementerio de Maracay. Que de pronto tuvieron una macabra visión de formas imprecisas que se iban aclarando y desfilaban por sobre la tumba del dictador. El desfile fantasmal lo encabezaba un militar armado de una espada y montado en un caballo. Cuenta Carreño que le pasaron por su mente – como una película-  los nombres de amigos y de víctimas de Gómez. El biógrafo pensó que vinieron a pasarle la cuenta desde ultratumba… pero que llegaron tarde. Que como en vida, el Bagre se les había adelantado en la muerte.
Ante los acontecimientos el guardián sentenció: “quizás será que ellos le estaban dando ya muerto, el perdón que él les negó en vida.”

De que vuelan… vuelan, y lo único eterno es que nada es eterno. Mucho menos los gobiernos y los gobernantes que destrozan los países. Verbigracia…

lunes, 2 de abril de 2018

ANTES Y DESPUÉS DE LA MERITOCRACIA


Rafael Gallegos    Blog núm. 343

Ante el portentoso deslave de Pdvsa han surgido voces que tratan de rehacer la historia, imagino que a objeto de lavar sus conciencias o de salir bien librados de esta debacle. O de promover cambios fatuos de estilo gatopardiano. Inútil, porque todos sabemos lo que realmente sucedió y quiénes son los culpables.

En el año 2002 miles de trabajadores de Pdvsa se unieron (a mucha honra) al paro nacional gestado para protestar contra el gobierno. El movimiento petrolero tomó como bandera la Meritocracia: a cada quien según su méritos, claro con todos sus defectos y sin recurrir a perfecciones angelicales. Se unieron al conflicto nacional porque observaban cómo el nuevo gobierno acababa con Pdvsa y de paso con Venezuela. El movimiento no solicitó nada para sí, ni un aumento, ni un reconocimiento. Salieron –  y aquí los hechos superan la altisonancia - por la patria. Y perdieron, por ahora.  

Chávez había botado a siete líderes del movimiento unos meses antes cuando fue sacado y devuelto al gobierno. Usó un insólito pito que vislumbraba la intención de acabar con Pdvsa. Era parte de la destrucción estratégica para montar en el país otra Cuba comunista.

Al proyecto “revolucionario” le estorbaba una Venezuela productora de 5 o 6 millones de barriles, porque eso generaría dinero, capitales, bienestar y democracia, que significa alternabilidad. Y este proyecto comunista, es “forever”.

Los resultados: más de veinte mil técnicos, de 45.000 en total, expulsados. Por cierto, agrupados en Gente del Petróleo, hoy más viva que nunca. Una lobotomía empresarial. Botaron a los médicos del hospital, ¿quién cura?, a los carniceros de la carnicería ¿quién prepara y vende la carne? Y fue a propósito: “yo provoqué el paro”, dijo Chávez. Claro, era parte de la destrucción estratégica. A la “revolución” le estorbaba la meritocracia de Pdvsa. Ahora no era a cada quien según sus méritos… sino a cada quien según su sumisión al régimen.

LOS “SALVADORES DE LA PATRIA”

Ahora resulta que los que acabaron con Pdvsa pregonan que la salvaron. Tamaño descaro. Olvidan cuando en un acto de pureza nazi, que hubiera envidiado el mismísimo Hitler, Rafael Ramírez expresó a los trabajadores que estaban allí no por sus méritos, sino por Chávez y que el que no fuera “dojo dojito” se iba.

Nos dicen que Chávez levantó Pdvsa, como si no la hubiera destruido; que la  nacionalizó, como si ya no estuviera nacionalizada; que ésta fue una gran empresa…hasta que llegó Maduro. Pura falacia, el deslave de Pdvsa y la Misión Totalitarismo Nacional estaban planificados desde que Chávez tomó el poder… o antes. 

EL HITO

El conflicto petrolero del 2002 constituye un hito en la historia del petróleo. Hay un antes y un después (de la meritocracia). Veamos:

 Antes…  Nacionalización en 1975: internacionalización, cambio del patrón de refinación, interconexión refinerías de Falcón, fraccionamiento del gas natural, desarrollo de la Faja, Condominio Jose, desarrollo de Monagas y Apure, Orimulsión, CIED, Intevep, Responsabilidad Social Empresarial. En veinte años y con venezolanos. ¡Qué orgullo!

De empresa “saca tubos” a emporio energético. Además, la producción iba por 3,4 millones de barriles diarios y se enrumbada hacia los 6 millones. Seríamos el segundo país de la OPEP.

Después… Llegó el comandante y mandó a parar: de meritocracia a “rojocracia”, triplicaron los empleados, multiplicaron la deuda, vendieron refinerías de la internacionalización, acabaron con la Orimulsión, desmantelaron las refinerías nacionales. La producción atraviesa por 1,5 millones de barriles… en barrena. Los trabajadores se van en estampida. Exportamos apenas medio millón de barriles, más cercanos a las dimensiones petroleras de Ecuador y Colombia que a las de Irak. Y el colmo de los colmos, importamos gasolina. ¿Recuerdan cuando Pdvsa era nuestra principal industria? 

No hay retórica que valga, aquellos barros trajeron estos lodos. Que cada quien asuma su responsabilidad.

FLAUTISTAS DE HAMELIN

Y en lugar de hacer las cosas diferentes para obtener resultados diferentes, como diría Einstein, los jefes de Pdvsa imitan al flautista de Hamelin y llevan a los trabajadores y a la empresa al barranco.

Es hora de debatir el futuro de nuestra industria petrolera… y del país. Ya está bueno de soliloquios en los medios oficiales. Venezuela se diluye. El que tenga ojos que vea. Esta “revolución” destruye al país para mantenerse en el poder. Acabaron con la industria, los hospitales, el estómago y las esperanzas, hasta con el Miss Venezuela. Dios nos ampare.

Pilas y guáramo para reimplantar la democracia y rescatar la industria petrolera. Para que se transforme en pivote del desarrollo. Tenemos con qué… y con quienes.

Venezuela no se rinde.