martes, 23 de mayo de 2017

LA DEMOCRACIA, OTRO CAMELLO DE LA “REVOLUCIÓN”


Rafael Gallegos    Blog núm. 300

Cuando fue derrotada la guerrilla de los años sesenta, los hermanos Castro y algunos subversivos idearon un plan a largo plazo. Consistía en reclutar cadetes y oficiales, y prepararlos para la toma revolucionaria del poder. Salieron a la luz pública el 4F 92, cuando encabezados por Hugo Chávez  atentaron fallidamente contra un gobierno electo por el pueblo. Así nacía el chavismo.

Luego de corta prisión y largas discusiones, el chavismo decidió buscar el poder por la vía electoral. El fin no era la democracia, apenas una compañera de ruta, sino la revolución comunista (pregúntenle a Raúl). La Constitución que diseñaron en 1999 era provisional hasta que se dieran “las condiciones objetivas” para implantar el estado comunal (léase comunista) que hoy en 2017, quieren imponer con esta Asamblea Constituyente (des) Comunal, por la vía “y que” electoral y desde una escuálida minoría.

Como parte de la engañifa se jactaron de tener la mejor Constitución del mundo. Ésta, aunque en general suficiente, vista en detalle tiene algunos aspectos que muestran el talante autoritario de sus autores.

PECADILLOS AUTORITARIOS DE LA “MEJOR CONSTITUCIÓN DEL MUNDO”.

-      El Kino que permitió que la oposición, con el 48% apenas tuviera el 4% de los representantes en la Asamblea Constituyente (5 de 131). Por lo que la Constitución, lejos de ser consensuada, fue elaborada a la medida de Chávez (Yonstitución).

-      El corporativismo. En 2007, trataron de imponer la elección sectorial y perdieron. Hoy vienen con el mismo cuento y como no tienen gente, amenazan con una forma de elección donde, habrase visto, arrasa la minoría.


-      La reelección permanente, que reforzada por el ventajismo antidemocrático en los procesos electorales, busca acabar la  alternabilidad. La  enmienda de reelección indefinida la lograron de manera inconstitucional, luego de ser  derrotados en el referendo lo repitieron de manera inconstitucional, en el mismo período presidencial.

-      La eliminación de  los partidos políticos en el  Consejo Nacional Electoral. Bajo una supuesta figura de independencia e imparcialidad (otra engañifa), la mayoría de los árbitros han parecido fieles empleados de Miraflores. Era preferible cuando había representantes de los cinco partidos más grandes y otros independientes. El árbitro reflejaba más al país.

-      Asamblea en lugar de Congreso Nacional, al igual que en Cuba, o Nicaragua. La Constitución acabó con el Senado, o sea con la representación de los Estados en el Poder Legislativo. Más centralización del poder.

Además, y nada es casual, tergiversaron algunos aspectos  positivos. Por ejemplo el Referendo Revocatorio, que  Chávez retrasó en el 2004 con el cuento de las firmas planas… hasta que supo que lo podía ganar. Y ganó de manera dudosa, ya que no había manera de recontar los votos. Ahora, ante la certeza de perder el Revocatorio en el 2016, los maduristas inventaron un fraude, de manera tan pero tan fraudulenta, que nadie les cree.
También tergiversaron lo referente a la deliberación de los militares al convertirlos en un anexo del partido de gobierno. ¿Qué opinarían si en el futuro los militares se saludaran: Betancourt vive?

MODELO TOTALITARIO

Mientras el pueblo los apoyaba,  se cansaron  de hacer elecciones. Ahora, que son una pequeña minoría acaban con el Revocatorio y peor, las elecciones de Gobernadores. Era de esperarse. Jamás han sido demócratas.  

Pretenden unas bases comiciales que les permitirán ganar como si ellos fueran  mayoría y los venezolanos bobos. Me recuerdan a un profesor de bachillerato que nos dijo ok, hagamos elecciones. Levanten la mano los que no están de acuerdo. Ok, 44, falta un voto, el mío, que vale 50. Gané. ¿Cuánto vale el voto de los enchufados en el poder para contrarrestar al 80 % de la población que no los soporta?

El chavismo es una estrategia  totalitaria para destruir a Venezuela y gobernarla por siempre. Desde sus comienzos hablaban de la relación líder- pueblo sin pasar por otras instancias. Un connotado dirigente planteó que el mejor alcalde y mejor gobernador era el que destruyera la alcaldía y la gobernación. ¿Qué tal? Cero en democracia.

Y no se engañe, Maduro no es peor ni mejor que Chávez… es su continuación.

LOS CAMELLOS DE NIETZSCHE

Chávez los  asomó cuando rompió con sus compañeros de juramento del Samán de Güere (que por cierto del susto se secó). Dijo que cambiaba de camelos en el desierto. Y hoy, los “revolucionarios” abandonan al camello de la democracia.

En lugar de convocar las vencidas elecciones, reprimen sin piedad (hasta la cacería) al pueblo en el nombre del pueblo y promueven una Constituyente a todas luces inconstitucional. Si fueran demócratas estarían preparados para aceptar la regla de oro de la democracia: el que pierde se va.


Maduro sin votos pretende adueñarse del país. He ahí el kid.

martes, 16 de mayo de 2017

ENTRE EL COMUNISMO Y LA LIBERTAD

Rafael Gallegos    Blog núm. 299

La tramoya de la Constituyente Comunal es una mascarada leguléyica  que utiliza la impopular minoría del gobierno para  permanecer en el poder. Con ella esperan implantar un sistema comunista: cero libertades, elecciones entubadas y monopartidistas, represión totalitaria, cero propiedad privada y prevaleciente militarismo.

 Tal como la Cuba castrista, pana, modelo y jefe. O la URSS cuyo totalitarismo se suicidó sin que los cacareados setenta millones de miembros del Partido Comunista hicieran la menor resistencia. O la también fallecida China Comunista que con sus gatos de cualquier  color con tal que comieran ratones, encontró la puerta de salida de su fracasada revolución: el  capitalismo. Países totalitarios con el denominador común de aplicar la magia roja, por no decir magia negra, de implantar absolutismos invocando falsamente el nombre de las mayorías. Te pareces tanto a mí…

La verdad es que a los comunistas les encanta llamarse demócratas. Todavía es reciente el cuento de las dos alemanias, donde la Alemania capitalista, cuna de  prosperidad, libertades, elecciones y alternabilidad, se llamaba Alemania Federal. Y la Alemania comunista, reprimida, empobrecida y totalitaria se llamaba, ¿qué le parece?: Alemania Democrática. Puro cuento para engañar incautos.

Ser o no ser una sociedad comunista… he ahí nuestro dilema. Ser comunistas o ser una sociedad libre. Aunque es necesario aclarar que el dilema está superado porque una gigantesca mayoría ya ha decidido colocarse del lado de la Libertad, y lo demuestra con esta profunda rebelión que se manifiesta  desde los más hondos rincones de la patria. 
Y el gobierno actúa como si no oyera el clamor nacional. Padece de sordera testicular (oye pero no le para b…). Empezaron su carrera política como  incendiarios y la finalizan como bomberos.  Y lo peor es que intentan apagar el incendio que con gasolina, con ese cuento de que la constituyente que proponen trae la paz.

Pero lo que ha traído es roncha y más roncha. Nadie los acepta. Todo el mundo sabe que a los 250 diputados “y que” territoriales los elegirán casi a dedo, como se hacía con los diputados de los regímenes dictatoriales de Gómez y de Pérez Jiménez. Quieren una Asamblea como aquella vergonzosa a la que el taita Juan Vicente Gómez, ante los llantos y aplausos de los “aguerridos” diputados para que no dejara la presidencia, les decía: yo quiero que elijan un presidente que piense igual que yo en todo… y eso sí, me dejan con la jefatura del ejército.

O quieren una Asamblea como la cubana, donde escogen una fracción de diputados, también territoriales, como  “poder popular cubano” y hacen elecciones con un solo partido. Absolutamente entubados y no era para menos, logran el 99 % de los votos en “límpido” proceso electoral. Por cierto se reúnen apenas dos veces al año (será para saludarse).
En Venezuela, como el 80% del pueblo no los soporta, inventan una convocatoria sin consultar, cual si fuéramos vacas a las que no se les pregunta si quieren ir al matadero. Se niegan a reconocer que les pasó su tiempo.  De torpeza en torpeza cumplen el dicho griego de que los dioses obnubilan a los perdedores.

Y encima amenazan: con la MUD o sin la MUD, vamos a la Constituyente. También podrían decir con la Conferencia Episcopal y sin la Conferencia Episcopal, o con Fedecámaras o sin Fedecámaras, con los rectores o sin los rectores, con los académicos o sin los académicos. Es tan absurda la propuesta de la Constituyente Comunal, que todo el mundo sabe que si van… irán solos.  Sin pueblo… en el nombre del pueblo. Pretenden una  Constituyente Comunal obligada donde con el 20 % de los electores, dominarán un 80% del país que no los quiere. ¿Tendrán fuelle para tamaño desaguisado?

De ser así, los venezolanos, además de la vergüenza histórica de ser la primera hambruna petrolera, pasaríamos a ser el primer país que en un proceso electoral elige al comunismo como sistema de gobierno. Qué pena!!!

El mundo está horrorizado ante tamaño desaguisado. Múltiples protestas que el gobierno de Venezuela califica como injerencismo y en realidad son expresiones de  solidaridad.

Los parafraseamos al Libertador con aquello de “estamos resueltos a ser libres”. Y lo seremos, lo seremos. Pilas y guáramo son nuestras primeras necesidades.


PD: Los deslenguados dicen que a la ministra de salud la botaron porque no pudo “curar” esta epidemia de Libertad. 

martes, 9 de mayo de 2017

LA “PAZ SUPERIOR” DE LOS DICTADORES

Rafael Gallegos    Blog núm. 298

El gobierno se burla del pueblo cuando expresa buscar la “paz superior” con la insólita Asamblea Constituyente Comunal. Con evidente minoría, aspira implantar el fracasado comunismo por una vía “y que” electoral. Más sincero sería que dijeran “poder superior”, porque lo que realmente buscan es permanecer en el gobierno, a cualquier costo y para toda la vida.

No hay “paz superior” ni paz inferior… hay paz. La verdadera paz, la que pedimos los venezolanos, se construye con ladrillos de democracia y cemento de elecciones oportunas y limpias. PAX democrática, pues.

La paz requiere consenso, buenas relaciones, respeto a los interlocutores y métodos para dirimir las diferencias. Y esta “revolución” el consenso que genera es un noventa por ciento de venezolanos que quiere que se vayan. El canal relacional que utiliza con la ciudadanía son las bombas lacrimógenas y la represión. No respeta – hasta lo soez-  a la oposición. Y en para “dirimir” diferencias, suspenden procesos electorales e interpretan la Constitución como si los demás fuéramos bobos. 

Los venezolanos no queremos una “paz superior” como la del dictador Juan Vicente Gómez, que se jactaba de haber pacificado a una Venezuela aterrada por sus chácharos de La Sagrada. Ante su lema  “unión, paz y trabajo”, el reprimido pueblo se burlaba interpretando que lo que quería decir el régimen era unión en las cárceles, paz en los cementerios y trabajo en las carreteras.

Tampoco queremos la “paz superior” de los calabozos de la Seguridad Nacional, reino del terror, donde la dictadura perezjimenista torturaba y asesinaba a los luchadores por la democracia.

No queremos una “paz superior” como la resultante de  las fuerzas de choque de los dictadores: las camisas pardas de Hitler, los camisas negras de Mussolini, los Tonton Macoutes  de Duvalier y sin ir muy lejos, como los paramilitares que hoy se multiplican rematando la represión oficialista a los venezolanos de las manifestaciones. 

¿Será que los “revolucionarios” consideran “paz superior” los 37 años de la dictadura de Franco, o al terror cubano de casi sesenta años?

La única paz posible es la PAX democrática. Que a pesar del corto tiempo que la hemos disfrutado, está en el ADN de la venezolanidad.

NUMERITOS DE LA DEMOCRACIA VENEZOLANA

Entre 1830 y 1900 apenas tuvimos cuatro presidentes civiles… y duraron entre todos menos de seis años.

El primer presidente electo por votación universal (mujeres y analfabetas incluidos) fue Rómulo Gallegos… 117 años después del inicio de la Tercera República.

 Durante la República Civil (1958- 1998), elegimos nueve presidentes democráticos. Siete veces ganó la oposición… y no pasó nada.

Estas generaciones, (las únicas que nos pudimos dar ese lujo a lo largo de la historia de Venezuela) vivimos por lo menos cuarenta años de República Civil (con todos sus defectos), que corresponden a menos de 25% de la historia desde la Tercera República y…. apenas el 8% desde el Descubrimiento.

 Qué afortunados hemos sido. Somos las primeras generaciones que recibimos la Democracia como herencia de las luchas de nuestros antecesores.

Qué responsabilidad tenemos: no perder el testigo y entregarle  a las próximas generaciones una Venezuela democrática.

En la Venezuela de hoy, el que no nació en Democracia, se crió en Democracia. He allí la causa de esta profunda rebelión que se siente en los más recónditos rincones de la patria. El pueblo no comparte la pretensión de  unos pocos poderosos, de perpetuarse en el poder con un proceso a todas luces fraudulento.

Con 10 o 15 % del apoyo popular quieren lograr por “votación” el poder absoluto. Ni que estuviéramos en Corea del Norte. Cero Kim.

JUVENTUD DIVINO TESORO

En Venezuela los jóvenes han insurgido con gran fuerza cuando las autocracias aprietan. En 1810, la Generación de la Independencia. En plena dictadura de Gómez, la Generación del 28. Contra Pérez Jiménez, la generación del 58. Hoy,  nuestros jóvenes encabezan las  luchas de todo el país contra esta “revolución” fallida. ¿La Generación del 17?

Y nos agregamos con gran ímpetu juvenil los viejos y nuestras heroicas mujeres. Todos los demócratas, porque como dijo el Maestro Uslar Pietri: No se está joven ni viejo, se está vivo.

Y el mensaje es claro: no queremos la “paz superior” de los dictadores. Queremos la PAX democrática. A contarse con transparencia, y el que pierda… perdió, como en todas las democracias. 

¿Por qué será que  Maduro habla de Paz, pero no de Libertad?


PD: De los tres gobernadores de oposición, dos están inhabilitados por 15 años. Sólo les falta Falcón. Puro Nicaraguazo.

miércoles, 3 de mayo de 2017

LA CONSTITUYENTE DE LA MUD

Rafael Gallegos    Blog núm. 297

A objeto de contribuir con el Diálogo Superior que tan fervorosamente propone el gobierno en sus deseos de lograr la Paz entre los venezolanos, proponemos desde esta humilde tribuna que la Asamblea Nacional convoque al país a un Proceso Constituyente para la elección una Asamblea Nacional Constituyente Descomunal, usando las facultades que le otorga el artículo 348, que reza que podrá hacerlo mediante el acuerdo de las dos terceras partes de sus miembros.

BASES LEGALES

Dirán que la MUD no tiene las dos terceras partes; pero la Asamblea Nacional puede ignorar al igual que lo ha hecho el TSJ a los tres diputados de Amazonas, aplicando el sagrado y  antiguo principio de que lo que es igual no es trampa. O como de todas maneras van a decir que está en desacato, incorporar a esos tres diputados para proceder. También los “revolucionarios” podrán argüir que el presidente Maduro ya hizo lo referido; pero el artículo 348 habla de iniciativa, no de convocatoria, por lo que la Asamblea Nacional también podría tener su iniciativa de Asamblea Nacional Constituyente Descomunal y como esta democracia es protagónica: que decida el pueblo.

IDEAS DE ALGUNAS COMUNIDADES QUE DEBEN ESTAR REPRESENTADAS

A continuación exponemos algunas comunidades que creemos deberían tener representación popular para que el “pueblo”, como es el espíritu de la iniciativa de Maduro, esté presente en la nueva Asamblea. Me adelanto al argumento que podrían proponer los “revolucionarios” de que las “comunidades” que expondremos no están aprobadas por la Constitución: las comunas que proponen los oficialistas tampoco. Por lo que volvemos a invocar el antiguo principio de que lo que es igual no es trampa. Con el objeto de que se incorporen a las bases comiciales, adelantamos algunos de los ejemplos de comunidades con el número de representantes que les serán otorgados:

Representantes de la Comunidad de Desempleados…. 10 diputados.

Representantes de la Comunidad de Buscadores de Basura… 5 diputados.

Representantes de la Comunidad de Padres que se quitan la comida de la boca para dársela a sus hijos…. 25 diputados.

Representantes de la Comunidad de venezolanos que han rebajado más de diez kilos en el último año… 30 diputados.

Representantes de la Comunidad de la CTV y de todos los sindicatos que ha ignorado el gobierno en los últimos años… 15 diputados.

Representantes de la Comunidad de los botados de su trabajo por las listas Tascón, Maisanta, etc (incluyendo a los heroicos miembros de Gente del Petróleo)… 20 diputados.

Representantes de la Comunidad de los que han tenido que abandonar su patria para buscar oportunidades que no les brinda la “revolución”…. 20 diputados.

Representantes  de la Comunidad los enfermos crónicos que no consiguen medicinas… 8 diputados.

Representantes de la Comunidad de presos por manifestar, presos con permiso de excarcelación, de la Tumba y de los torturados (si los hubiere)…. 15 diputados.

Representantes de la Comunidad de trabajadores y empresarios que se quedaron en la calle al grito de exprópiese… 20 diputados.

Representantes de la Comunidad a los que les ha bajado el nivel de vida significativamente en los últimos años… 30 diputados.

Representantes de la Comunidad de Presos Políticos…. 11 diputados.

Representantes de los diputados de la Asamblea Nacional heridos en el ejercicio de sus labores… 1 diputado.

Así, se totalizan 200 diputados para la Asamblea Nacional Constituyente Descomunal. Se incita a las comunidades de las ONG no subsidiadas por el imperio, de  los empresarios buena gente que quieran trabajar, de los desempleados víctimas de la guerra económica, de  las agrupaciones de damas y caballeros caritativos entre otros, ofrecer su participación al Comité que elaborará las Bases Comiciales para el Proceso, que de paso proponemos integrar por individuos de reconocida imparcialidad como por  Ramos Allup, Julio Borges, Capriles, María Corina y Freddy Guevara. En representación del gobierno para este Comité se propone al mismo Freddy Guevara, o tal vez a Leopoldo López. Sin embargo la integración del Comité queda abierta a todas las tendencias políticas, en la idea de lograr la mayor imparcialidad. El Comité referido deberá completar una lista hasta elegir unos 250 representantes de las comunidades.

Los restantes 250 hasta llegar a 500 diputados, serán elegidos por voluntad popular de acuerdo a Bases Comiciales que emitirá el imparcial Comité designado para ello. Porsiacaso queda prohibido utilizar el denominado Carnet de la Patria en todas las etapas que conforman este proceso.

La Asamblea Nacional, en su iniciativa para la elección de la Asamblea Nacional Constituyente Descomunal, deberá agradecer su aporte intelectual a los históricos ideólogos de este tipo de Asambleas Corporativas: Stalin, Mussolini, Lenin, Fidel Castro y otros personales reconocidos por su talante democrático.

Adelantándose a algún confundido por los medios capitalistas que plantee que la Asamblea está en desacato, habrá que recordar que el gobierno hace tiempo desacató los principios democráticos y rememorar nuevamente el antiguo principio que debería tener rango constitucional: lo que es igual no es trampa.




martes, 2 de mayo de 2017

LA CONSTITUCIÓN SIRVE PARA TODO


Rafael Gallegos    Blog núm. 296

La frase fue pronunciada por José Tadeo Monagas luego de haberle salido el tiro por la culata en el asalto al Congreso de 1848, y la han practicado toneladas de autócratas a través de nuestra historia.

Como Joaquín Crespo, que se alzó con su Revolución  Legalista porque Raimundo Andueza quería modificar la Constitución para  quedarse por dos años más en el poder. Lo tumbó y se quedó… por seis años.

Luego el dictador Juan Vicente Gómez logró el milagro de tener siete constituciones y un solo jefe (él). Sus solícitos leguleyos se la adaptaban a su poder cual flux al cambiante cuerpo. Murió en el poder, en una cama rodeada por adláteres que competían por el llanto.
Pérez Jiménez hizo monumental fraude en 1952, cuando terminó contando los votos en los cuarteles. Y en 1957 cambió elección por plebiscito. De todas maneras perdió e hizo fraude. Antes de los dos meses, estaba en República Dominicana explicándole al sanguinario Chapita por qué se había dejado tumbar sin pelear. No quería derramar sangre- trató de justificarse- como si no hubiera sido el jefe del jefe de la macabra Seguridad Nacional.

TRAMOYAS EN “REVOLUCIÓN”

En el largo período de Hugo Chávez hubo varias “interpretaciones” con miras a las elecciones, que invariablemente perjudicaron a la oposición.

Primero, con un malabarismo matemático que aplicaron en la elección para la Asamblea Constituyente, lograron que la oposición con más del 40 % de los votos, apenas tuviera 5 de 131 representantes en la Asamblea. Menos  del 5%. ¿Eso es democracia?

Posteriormente para el Revocatorio del 2004, el mismo presidente Hugo Chávez logró que el tribunal decidiera de un plumazo sustituir el referendo por plebiscito (SI o NO), contradiciendo a la Constitución que reza (art.72) que el funcionario será revocado cuando un número igual o mayor de los votos que lo eligieron. No resultó revocado; pero si se hubiera respetado la letra de la Constitución se hubiera convertido en expresidente: el NO sacó más votos que los obtenidos por él en la elección presidencial. 

Luego  Chávez perdió la reforma constitucional para la reelección indefinida. La Constitución prohíbe expresamente repetir esa elección en el mismo período. Pero donde manda el jefe…  la Constitución sirve para todo.

Y EL PUEBLO TAMBIÉN SIRVE PARA TODO

Ahora resulta que el matemático que logró que en las elecciones para la Asamblea Constituyente la “revolución” obtuviera el 96% de los diputados con el 58% de los votos, es un niño de pecho comparado con el que lograría que el gobierno controlara esta Asamblea Constituyente. Tamaño malabarismo tendrían que inventar para ganarla en medio de un profundo repudio del pueblo y de la comunidad internacional que los observa como una  peligrosa fruta en la cesta de democracia.

Las encuestas le dan al gobierno un 80% de rechazo y así pretenden lograr mayoría en la Asamblea Constituyente. Por cierto, nada nuevo bajo el sol. Consultemos los anales del  Corporativismo fascista de Mussolini.

Y se dicen demócratas porque representan al mismo pueblo que los rechaza, habrase visto. ¿Es que es obligado que un pueblo que los repudia tenga que “perder” una elección porque la mitad de los entes convocados están entubados?  Como quién convoca es dueño del bate, de la pelota y de los guantes, se cree con derecho a decidir quiénes van a la Asamblea. Ah! y al que no le guste, que se queje en mis tribunales. Pura separación de poderes.

Y  el verdadero pueblo, ese 80 % que no los soporta y que estiman trasquilar en aras de su proyecto de poder totalitario, está pasando hambre, hurgando basureros, asesinado en las calles, padeciendo hiperinflación y escasez. O  formando parte (dos millones) de la diáspora buscadora de futuros que niega la “revolución”. Ah!,  y pide a gritos  elecciones libres.
El país no es del PSUV, ni de los enchufados, es de los venezolanos. Y las elecciones las ganan las mayorías, esa es la regla de oro.

Anularon fraudulentamente el Revocatorio porque lo perderían de calle, si fueran demócratas ya Maduro sería ex presidente.  Ahora  se olvidan de las elecciones de gobernadores y las de alcaldes por la misma razón. 

Seguramente la nueva Asamblea Nacional podrá extender por todos los años el período presidencial de Nicolás Maduro, así que habría que olvidarse de las elecciones del 2018, a menos que inventen una “elección territorial” que les garantice la victoria. A este paso pronto alcanzarán a Gómez, no digo en los pocos años que les faltan: nueve;  sino en las constituciones, ya les faltan nada más que cinco. Eso sí, con dos presidentes, por ahora.  
Si nos dejamos tendremos una Constituyente territorial (de territorios chavistas),  y popular; pero sin el 80% del pueblo. Pura democracia de la totalitaria.


Pilas y guáramos son nuestras primeras necesidades. 

miércoles, 26 de abril de 2017

ATRAPADO CON SALIDA



Rafael Gallegos    Blog núm. 295

¿Quién lo duda?, el presidente Maduro y la “revolución” que padecemos, están atrapados. 

Atrapados por la historia… pensaron que podían gobernarnos tal como los Castro lo han hecho con el sufrido pueblo cubano; pero les fallaron detalles importantes: primero la mentalidad democrática de los venezolanos, aquí quien no nació en democracia se crio en democracia. Segundo, el momento histórico, en  los años sesenta el estamento intelectual padecía de veleidades comunistasy Fidel Castro era un líder providencial, y hoy en día el comunismo es una idea digna de  Trucutrú  y  Castro un parque temático. Y Tercero, los rusos que se la jugaron con el comunismo cubano y se lo echaron al hombro, nada ganaron con eso y en esta posguerra fría no se la van a jugar con la “revolución” venezolana. 

Atrapados por sus mentiras… no por ellas en sí, aspecto que seguramente no les inquieta, sino porque ya nadie se las cree.

Atrapados en un gigantesco fracaso…records mundiales de inflación, escasez, decrecimiento del PIB, de violencia, de agotamiento de la agricultura y del parque industrial… puras medallas de oro en las olimpíadas de la destrucción. Aclaramos que fracaso para el pueblo, porque para ellos, este hundimiento nacional es parte de su plana totalitaria; el fracaso “revolucionario” consiste en no haber podido clonar el modelo cubano. También están atrapados porque nadie los quiere, un deslenguado me hizo reír cuando me dijo que los chavistas son como las estampillas, que valen mucho porque no se consiguen. Además están sin recursos, quedan exhaustos cuando pagan las deudas internacionales. Entonces: limpios, malqueridos y fracasado su modelo totalitario. Para remate pasarán a la historia como los autores de la primera hambruna petrolera del mundo. Un honor que da pena… ajena.

Y el 19 de abril quedaron atrapados…  en el centro de Caracas. Más de dos millones de caraqueños del norte, del sur, del este y del oeste rodearon a varios miles de obligados y pagados “revolucionarios” que asistieron al escuálido mitin del gobierno. Una foto satelital los hubiera hecho el centro de un círculo integrado por caraqueños y ampliado por más de seis millones de venezolanos en las principales ciudades de Venezuela. Nadie los quiere, y en el extranjero… menos. 

Guardando la insalvable distanciaentre los personajes involucrados, podrían parafrasear a García Márquez con su obra “El general en su laberinto”, porque la “revolución” está atrapada en su laberinto y le cuesta conseguir la salida.

Y que conste, los laberintos no sólo están construidos de muros. Puede haberlos de paredes y muchas puertas, como las de la “Casa Verde” de Vargas Llosa, que cuando se abrían sólo conducían a la arena del desierto;  o sin escaleras, ni muros, ni techos, como el laberinto del cuento  del maestro Borges, que era un infinito desierto de donde no se podía salir. 

Sin embargo Maduro no está como en aquella película “Atrapado sin salida”. Él  tiene salidas, la primera es la plana que todos los días le dicta la oposición y que ellos ofrecieron en el último “diálogo”: elecciones, soltar a los presos políticos, respeto a la Asamblea y canal humanitario. Otra salida es el adelanto de las elecciones presidenciales, justificada por la tramoya de la suspensión del Revocatorio. Lo difícil de estas decisiones es que Maduro tiene la certeza, como casi todos los venezolanos, que elecciones significa dejar el poder. Hay otras salidas menos sutiles y más inteligentes, como la renuncia. Y una última sería que Maduro brincara la talanquera como herramienta de sobrevivencia. 

Tengan la seguridad que lo único que no puede ocurrir, es que este desequilibrio en que estamos sumidos sea eterno, iría  en contra de las leyes de la física y de la política. Y hasta de la medicina, porque no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista. 

Presidente, ¿oye el clamor popular? ¿No y que esta “revolución” era protagónica?Elecciones ya, digo… Democracia ya!!!

“CHAMACO”, UNA OBRA TEATRAL DE VALORES

Vimos la obra “Chamaco”, del director Mario Crespo, el mismo de la maravillosa película “Dauna  lo que lleva el río”. Magnífica y actual, “Chamaco” muestra la sórdida realidad de la gente que transita por la vida sin valores. Un joven drogadicto que asesina a un muchacho y a la vez mantiene relaciones sexuales con la hermana de éste y de prostitución con el padre de ambos. Refleja un mundo más común de lo que creemos y sobre todo, se puede extrapolar a la realidad nacional, donde la crisis de valores es la arena movediza que  poco a poco va hundiendo a la  sociedad. Necesario verla para reflexionar acerca de los que nos ocurre como país. Excelentes actores y excelente director. Un brisa de calidad que nos merecemos.

martes, 18 de abril de 2017

LOS CISNES NEGROS DE LAS TRANSICIONES

Rafael Gallegos    Blog núm. 294



El cisne negro es un suceso improbable que cuando ocurre lo cambia todo. Pero parece ser más común de lo que creemos. Figura en buena parte nuestras transiciones políticas. Veamos algunos:

-      El jugo de lechosa de Linares Alcántara… En 1876 Guzmán Blanco terminó su período presidencial y se fue para París a descansar. Seleccionó como sucesor al general Francisco Linares Alcántara para que le cuidara el coroto por dos años. Sin embargo operó la ley de la patada histórica y Linares una vez presidente se apartó de la tutela de su jefe. Los jaladores de Guzmán lo acompañaron. Las gallinas comenzaron a cantar como  gallos. Las mismas manos callosas de tanto adular al Guzmán “igualito al Libertador”, derribaban sus estatuas moteadas “el manganzón” y “el saludante”. Linares se transformó en el nuevo hombre providencial.  Sin embargo en plena gloria, murió. Parece que se comió un dulce de lechosa (nada que ver con el de Chávez) en La Guaira y se envenenó. Todavía no se sabe si fue un accidente o un crimen. Lo cierto es que su muerte fue un cisne negro que lo cambió todo y aceleró el regreso de Guzmán. Las estatuas fueron reconstruidas y la jaladera… también.

Por cierto, cuando la caravana del entierro de Linares Alcántara pasaba frente a El Calvario, sonó un tiroteo y todo el mundo salió corriendo. El cadáver de Linares, apenas horas antes líder  providencial de Venezuela,  quedó solitario y abandonado en una urna en el medio de la calle. “Que solos que tristes se quedan los muertos”, hubiera recitado el gran Bécquer.

-      La muerte de Rafael Urdaneta… Años atrás, en 1845, el ascenso de los liberales era imparable. Lucía agotado  el tiempo  de la Oligarquía Conservadora. Había consenso en que el hombre que garantizaba una  transición calma era el General Rafael Urdaneta. Sin embargo, éste viajó a Europa en tarea de reconocimiento para la Independencia de Venezuela y se murió en París. Y adiós consenso. Tratando de salvarlo, Páez seleccionó como candidato a José Tadeo Monagas. La luna de miel duro hasta el asalto al Congreso en 1848. Y luego, la Guerra Federal. El régimen de los Monagas, corruptos y nepóticos sembró las semillas de la de la guerra. El cisne negro que lo cambió todo fue la muerte de Urdaneta.

-      El riñón de Cipriano Castro… Castro era el “fefe” y Juan Vicente Gómez el segundón sin malicia, o así parecía. A Castro le supuraba un riñón y había  que operarlo. Los médicos de aquí no se atrevían porque estaban amenazados, si fallaban morían. Castro dejó en el poder a su compadre Gómez, tan buen actor que las lágrimas salían de sus ojos de cocodrilo y rodaban por sus cachetes mientras le decía: Don Cipriano lléveme con usted. Castro se enternecía y Doña Zoila le decía deje al compadre en el coroto. Tal vez se preguntaba que si se iba Juan Vicente quién le iba a capar los gatos, “tiene manos de cirujano”. La enfermedad de Castro fungió de cisne negro. De haber sido un riñón sano, quien sabe que de rumbos hubiera tomado nuestra historia.

-      La enfermedad de Diógenes Escalante… En 1945, el General Medina Angarita, o no podía o no quería dar paso a elecciones directas, universales y secretas en Venezuela. Además había una nueva generación política y militar emergiendo. Se logró como candidato de consenso al Embajador en Washington Diógenes Escalante, quien se comprometió a los cambios. Sin embargo enfermó y Medina seleccionó como nuevo candidato al Dr. Ángel Biaggini, se rompió el consenso… y vino el 18 de octubre. El cisne negro fue la enfermedad de Escalante.

Hay acontecimientos inesperados que marcan la historia, o la desvían. Unos de manera más drástica que otros. Hay otros que tal vez no sean propiamente cisnes negros, pero sí cisnes grises, como en 1958 el almirante Wolfang Larrazábal. ¿Por qué? Por su inmensa mentalidad democrática. Nos contó en cierta ocasión como algunos de sus compañeros cuando era presidente lo incitaban a  que diera un golpe y se quedara en el poder. Y él les inquiría: ¿o sea que ustedes me pusieron aquí para que sacara a un dictador y ahora quieren que me convierta en otro? Si el almirante hubiera sucumbido a las adulancias, otro hubiera sido el destino de Venezuela.

Otro cisne gris fue la temprana  muerte de Chávez. Hoy tuviera apenas 62 años. ¿Habría diferencias con esta espantosa crisis terminal si estuviera vivo? ¿Se hubiera eternizado Chávez más de lo que lo hará Maduro? La especulación el libre.

¿Y LOS CISNES DE ESTA TRANSICIÓN?

Con cisnes o sin cisnes, con la democracia me resteo, parece decir esta potenciada e inesperada (¿otro cisne negro?) rebelión de las masas. Un deslenguado me dijo que si no existiera un cisne negro…  habría que inventarlo, porque es imperativo rescatar la democracia.


Adelante, por arriba de los cisnes, adelante.